Herramientas y MaterialesIdeas

Una almohada bien fresquita

En estas noches de calor, cuando dormir un rato es todo un logro, la almohada es una de nuestras principales fuentes de molestia. Porque es un hecho que al ratito se han calentado tanto que molestan y mucho. Obvio que las hay de mejor o peor calidad, pero que en un rato todas se tornan desagradablemente calientes, es un hecho.

Pues hay una que permanece fresquita, o al menos eso es lo que promete Always cool. El material y el diseño son de la NASa, ya que para ellos el tema de mantener la temperatura de sus astronautas en condiciones tan variadas como las que les toca soportar, es todo un desafío.

Si de verdad permanecen frescas toda la noche, vale la pena pagar los 48 euros que sale cada una. De otra forma, es carísimo.

Imagen: nopuedocreer.com