Herramientas y MaterialesIdeas

Una cama con dosel, sin postes

Creo que no debe haber una mujer que no soñara de niña tener una cama con dosel. Debe ser que siempre pensamos que las princesas solo pueden dormir en ese tipo de camas, llenas de glamour y comodidad. En la vida real, son carísimas, o eso es lo que pensamos. Sin embargo, ¿por qué no hacerlas nosotras mismas? Hoy veremos una manera sumamente ingeniosa, que no requiere de ningún conocimiento de carpintería ya que no tiene columnas, solo saber colocar unos ganchos en el techo y cocer un poquito.

Vamos a necesitar un alambre no demasiado fino de 2 metro de largo. Hacemos un círculo con el, lo cerramos y cubrimos completamente con cinta papel. Otra idea interesante es sobre esa cinta, hacer un revestimiento con la tela que usaremos para la cortina del dosel, simplemente enrollándola. Colocamos cuatro ganchos en el techo. Estos ganchos se compran en cualquier ferretería y son muy baratos. Hay que tener claro que esos ganchos van justo en el centro de la cama, no en la cabecera.

El paso siguiente es cocer la tela al círculo que hemos hecho, por supuesto que recubriendo lo más posible para que no se vea la cinta papel, sino le hemos enrollando tela. Tenemos que calcular la cantidad de tela para que se vea abundante, no que llegue apenas hasta la cama, sino que de ser posible, hasta el piso. Tiene que ser una tela muy liviana, sino quedará horrible. Lo ideal es un tul, a modo de mosquitero, lo que dará una sensación de lo más veraniega.