Ideas

Una mandarina iluminada

Aquí os traigo una idea muy interesante para un centro de mesa muy especial y más que simple de hacer, para esta Nochevieja. Que mejor que empezar el año decorando nuestra mesa con objetos que hemos hechos en casa, que han resultado más que baratos y que quedan muy bien. Porque cuando no queremos o no podemos gastar, casi siempre caemos en lo mismo: un centro de mesa hecho con piñas pintadas de colores, tal vez con algunas uvas y flores secas; unos recipientes de vidrio con nueces y avellanas… todo eso queda bien pero seguro que ya lo hemos hecho. Innovemos este año.

Necesitamos una mandarina o naranja que la cortaremos en dos mitades y quitamos todo el contenido interior. Hay que tener cuidado en la mitad que será base, de conservar esa especie de mecha central que tiene, que justamente la usaremos en ese sentido.

Con un cuchillo muy bien afilado retiramos la parte superior de la otra mitad de modo de que pueda salir el humo. Lo idea es darle alguna forma artística como puede ser una estrella o jugar con varias formas geométrica si usamos muchas mandarinas y hacemos conjuntos.

Colocamos el sector de base sobre algo muy firme, que puede ser un plato o mejor aún un cenicero. Rellenamos esa base con aceite. Según me han dicho el aceite puede ser usado, pero os aclaro que nunca lo hice así. Dejamos que sobresalga en la parte superior la “mecha” y la encendemos. Cubrimos con la otra mitad y está pronto nuestro muy original centro de mesa.

Lo he visto en apartmenttherapy.com, donde hay un pequeño curso de como hacerla.