Herramientas y Materiales

Uso eficiente del rodillo

Painting with red roller

Si bien una herramienta de pintura como el rodillo es un elemento que al principio nos impone entre respeto y rechazo, el punto es que si lo  sabemos usar, es fantástico. El problema es que en general, al igual que  cuando vamos a combinar colores,  no usamos el rodillo ideal para la superficie indicada o el tipo de pintura que se debe usar. Veamos algunos trucos de uso y como nos conviene aplicar pintura con rodillo.

Preparar el rodillo

Cuando el rodillo es nuevo puede tener residuos o pelo suelto, lo que queda impregnado en la pared. Para evitarlo lo que hacemos es pegar cinta adhesiva. Al retirarla de un golpe se quitan todos esos pelos sueltos.

Cargar el rodillo

Si mojamos con pintura el rodillo nuevo, seguro va a absorber una cantidad muy grande. Un truco que me han enseñado y es muy bueno es pintar el rodillo con una brocha. Veréis que buena idea es.

Cuando vamos a usarlo,  la primera mano se hace en sentido vertical. El borde superior contra el techo obviamente se hace con brocha. Comenzamos por el punto medio de la pared en tramos que tienen como ancho el doble del ancho del rodillo, desde nuestra altura hasta el techo. Luego seguimos con el sector más bajo. No solo no importa sino que es bueno que entre franja y franja se superponga en algo la pintura, pero sin exagerar.

Una vez que se ha secado se da la segunda mano en sentido horizontal. Si en el sector superior nos cuesta mucho aplicarla así, lo haremos en líneas diagonales, pero nunca en el mismo sentido vertical de la primera mano.