Herramientas y Materiales

Usos de la lijadora eléctrica

Worker hands with electric sander machine

La lijadora eléctrica de uso doméstico es una herramienta con muchas posibilidades y muy fácil de utilizar que es necesaria para ciertos trabajos de bricolaje en el hogar.

Se trata de una herramienta que facilita la tarea de lijado para obtener un buen acabado y que además nos permite ahorrar tiempo y esfuerzo.

El lijado de una superficie proporciona a la madera, al metal o a cualquier otro material un acabado liso y regular, ideal para proceder a pintar, barnizar o encerar. 

En el mercado podemos encontrar lijadoras eléctricas de muchos tipos, sobre todo con cable y sin cable, ésta última mucho más cómoda. De todas formas las que más se suelen utilizar son las lijadoras triangulares eléctricas, ya que se adaptan a todas las superficies y rincones.

Seguridad cuando se utiliza la lijadora

A la hora de utilizar una lijadora eléctrica siempre debemos ponernos unas gafas protectoras para evitar que nos entre serrín u otros restos a los ojos. Cuando  la lijadora no cuente con un sistema de extracción de polvo debemos usar una mascarilla. Asimismo, tenemos que evitar llevar accesorios o ropa suelta para evitar que se queden enganchados mientras lijamos.

Además tenemos que sujetar firmemente la lijadora con las dos manos y pasarla sin apretar demasiado sobre la madera, siempre en la dirección de la veta.

Otros consejos

La lijadora eléctrica dispone de varios tipos de papel de lija que elegiremos en función del material que vayamos a lijar. Estos papeles se pegan en la parte delantera para que la tarea resulte más sencilla. En ningún caso debemos utilizar un papel de lija más grande de lo necesario, ya que el abrasivo que se extienda más allá de la almohadilla de lijado puede causar daños importantes.

No debemos olvidarnos de desenchufarla cuando hayamos acabado el trabajo, y además tenemos que retirar la hoja lijadora. Finalmente la limpiaremos con un pincel y la guardaremos.