Ideas

Usos para la pintura de piedra

Paint roller in tray of paint

Si hay algo que disfruto mucho es ir a las tiendas de bricolaje. Siempre, pero siempre hay novedades que nos tientan. O es una herramienta de esas que simplifica una tarea bien tediosa y aburrida, o un producto que sirve para dar tal o cual efecto. Cuando voy al sector de pinturas, pues ahí me pierdo y me puedo quedar mirando cada uno de los productos, pensando que se puede hacer. Hace unos días fui a comprar la pintura para la fachada de mi casa (me ha quedado estupenda) y me encandilé con las posibilidades de la pintura de piedra.

Cuestión de práctica y seguir las instrucciones

Se trata de una pintura al agua con un granulado muy marcado, de modo que cuando se seca queda tal cual una piedra. Viene en varios colores, con la ventaja que pueden mezclarse entre ellos, por lo que la gama cromática es más que amplia. Si bien el uso no es complicado hay que saber que no se debe arrastrar la pincelada ni dejar caer la pintura sobre lo que estamos pintando.

Los usos son muchos

Por ejemplo, una chimenea muy aburrida puede pasar a ser otra cosa si parece tener todo un frente de piedra. Es  el color adecuado, efecto garantido. Un uso muy diferente al que comentamos con las pinturas metalizadas.

Un uso muy divertido y que nos sirve para aprender  a usarla, es pintar una botella cualquiera. Si tiene una forma linda, mejor. Lo ideal es usar varios colores pero prefiero dejarlo a vuestra creatividad.

Idea para dentro de mucho: Halloween. Podemos hacer unas pequeñas lápidas que colocaremos en nuestro jardín. Terrorífico y divertido.