Ideas

Velas con naranjas

Velas con naranjas

Cuando estamos preparando una noche especial, es muy importante ser creativos y sorprender con algo diferente. Por supuesto que no nos referimos solamente a una noche romántica sino a cualquiera de estas noches que cenamos en familia o con amigos aprovechando el jardín o la terraza. El calorcito invita a sentarnos al aire libre, si se puede en vacaciones y fines de semana, hasta muy tarde. El punto es dar un toque especial y diferente de modo de sorprender siempre que se pueda y mejor aún, sin gastar prácticamente nada. Hoy vamos a ver una de las formas de iluminación más divertidas: velas de naranjas.

Preparemos las naranjas

El procedimiento es extremadamente simple pero debemos ser pacientes, cuidadosos y prolijos. Vamos a usar la piel de la naranja y el cabo o tallo interior de la fruta. Para eso vamos a cortar la naranja en dos mitades lo más parejas posibles. Con cuidado retiramos la fruta dejando sin dañar el cabo o tallo, que será el pabilo de nuestra vela.

Lo siguiente es ubicar nuestras velas

Las vamos a poner sobre una superficie bien fija y que no sea inflamable. Una idea que me gusta es ponerlas en pequeños platos que ya no se usan (mejor que no sean de plástico por las dudas) a los que les vamos a poner unas piedras o un poco de arena. Ahí mismo colocamos las naranjas.

El paso final es rellanarlas con aceite de canola, hasta algo más de la mitad. Encendemos el tallo interior y tendremos las más originales velas. La idea es hacer conjuntos o incluso, un camino en el jardín hecho de esta forma, que conduzca hasta la mesa donde se va a servir. Dependiendo del tipo de naranja puede llegar a durar varias horas cada una de nuestras velas.

Esta puede ser una de las más interesantes ideas para tu jardín.