Ideas

Ventajas de los inodoros suspendidos

Hay objetos que sufren permanentes evoluciones y otros que permanecen casi iguales a si mismos por décadas. El caso de los inodoros es un buen ejemplo, ya que hasta hace relativamente poco tiempo, solo veíamos en los hogares los inodoros tradicionales con sus cisternas tradicionales. Pues los inodoros suspendidos van ganando su espacio y la verdad es que tienen algunas ventajas que hacen que valga mucho la pena su consideración a la hora de construir o remodelar un baño.

Si tenemos en cuenta los aspectos estéticos, sin duda alguna solo le veo ventajas. El aspecto suspendido de por si es interesante, además de que aligera mucho la visión al no ser un elemento tan “pesado” visualmente con un pie y la cisterna a la vista. No olvidemos que este tipo de inodoros van con cisterna empotrada lo que aligera claramente el conjunto. También hay que destacar que las proporciones del conjunto son mucho más armónicas.

Desde el punto de vista pragmático, es mucho más simple la limpieza. Limpiar detrás del pie del inodoro casi nunca es fácil y hay que dedicarle atención especial. No ocurre esto con los inodoros suspendidos.

En cuanto a costos si bien son algo superiores a los de un inodoro tradicional, esa diferencia no es tan significativa como se cree. Por supuesto que requiere de un tipo de instalación especial, está claro que se necesita personas que tengan cierta experiencia, pero esto no implica diferencias tan radicales.

Es un estilo de inodoro a tener muy en cuenta, pero depende también de las dimensiones de cada baño y el presupuesto.