Ideas

Ventajas de los radiadores eléctricos

Depositphotos_5130547_l

Los radiadores eléctricos son una opción muy a tener en cuenta para mantener una temperatura adecuada en casa, sobre todo en zonas donde el clima no es excesivamente frío o en segundas viviendas. Veamos qué ventajas nos ofrecen los radiadores eléctricos.

Ventajas de los radiadores eléctricos

Es mucho más barato instalar radiadores eléctricos en nuestra casa y además casi no necesitan mantenimiento, ya que no precisan una caldera para su funcionamiento y no hay que purgarlos.

Otra ventaja destacable es que podemos regular la temperatura de cada radiador de forma independiente y limitamos su consumo porque se pueden programar.

Tipos de radiadores eléctricos

En el mercado podemos adquirir radiadores eléctricos de termofluido que no generan ningún tipo de combustión ni emisión al medio ambiente, ya que utilizan una energía limpia y segura. Además logran una perfecta distribución del calor en toda la estancia, incluido el suelo, sin quitar humedad ni oxígeno del ambiente.

Por otra parte tenemos los radiadores eléctricos de tecnología seca que producen un calor suave y envolvente en toda la habitación, del suelo al techo. Gracias a la ausencia de fluidos, alcanzan el 100% del rendimiento en sólo diez minutos.

También tenemos los radiadores inerciales de granito compacto que destacan por sus increíbles diseños y su alto rendimiento debido a la combinación de radiación y convección.

Entre los más vendidos por su practicidad encontramos el radiador toallero, que ha sido diseñado para calentar el baño de forma independiente y para secar las toallas húmedas.

También podemos instalar radiadores eléctricos de bajo consumo, un sistema de calefacción cómodo, seguro y que nos permite un importante ahorro eléctrico, ya que evita gastos innecesarios. En este caso la temperatura no es demasiado elevada y no existe peligro de quemaduras si los tocamos. Además, están disponibles en diferentes tamaños.