Herramientas y Materiales

Ventajas y desventajas del termo eléctrico

Este es un tema que nos planteamos cuando nos mudamos, o cuando el sistema que tenemos en casa para calentar el agua, sea cual sea, se daña. En ese momento evaluamos que es lo que más nos conviene, si el gas o la electricidad. En ambos casos hay ventajas y desventajas, que varían en su jerarquía de acuerdo a las necesidades especiales que tenemos en cada familia. Veamos como es el sistema eléctrico.

Básicamente la idea es simple: un tanque con un buen sistema de aislamiento, en cuyo interior se encuentra una resistencia que es la que calienta el agua. Una vez que se alcanza la temperatura elegida, se apaga. Se vuelve a encender cuando la temperatura desciende, o cuando se usa el sistema y se va vaciando el tanque, a la vez que entra agua fría.

Un punto fundamental es el tamaño del tanque. Si es una familia tiene que tener entre 80 y 100 litros mínimos. Funciona bien aún con presión de agua baja, lo que en algunos lugares es todo un tema. El agua caliente sale inmediatamente y se mantiene razonablemente constante. La instalación es sumamente simple.

Las desventajas son varias. En primer lugar ocupa mucho espacio. En segundo lugar, demora en calentar el agua. Si se gasta el contenido la siguiente persona que se quiere bañar o espera un buen rato o se baña con agua fría, ninguna de las cuales es una opción agradable. Otro punto es el costo, la electricidad no es algo muy barato, sobretodo si lo comparamos con el gas. Si el tanque se rompe, cosa que no es tan poco común, la pérdida de agua puede ser todo un problema, ya que puede ser muy importante el volumen.