Trucos

Washi tape en decoración

Washi tape en decoración

El washi tape es una de esas cosas que ahora pensamos porque no existen desde siempre. Cada tanto veo algo que me lleva a este tipo de pensamiento, que simpleza en un solo objeto y cuantas opciones nos da. Para quienes aún no lo saben (a esta altura muy pero muy pocos) el washi tape es la simple, común y corriente cinta adhesiva, pero que viene decorada. Es ideal para cuando estamos envolviendo un regalo y somos una de esas personas muy detallistas. Nada mejor que dar un regalo tan bien presentado.

Pero también tiene otros usos en decoración. El más simple de todos, es decorar un frasco de vidrio. Como es bien obvio soy una fanática del vidrio y siempre os propongo su uso tanto decorativo como para almacenamiento. Lo mismo podemos hacer con un florero que no tiene gracia alguna, un poco de washi tape y vuelve a la vida.

Un nuevo uso

Sin embargo hay algo bastante más atrevido y que queda muy bien por lo que he visto  y es usarlo en las paredes. Lo ideal desde mi punto de vista hasta que seamos unos expertos, es elegir diseños en línea recta. Podemos definir un dibujo, lo llevamos al papel y si no queremos arriesgarnos mucho, primero lo probamos con cinta de enmascarar. Si el efecto que se produce es el deseado, pues con todo cuidado, midiendo bien y respetando las líneas, podemos proceder a hacerlo. El tiempo de trabajo es de unos 10 minutos, pero todo lo previo tiene que estar bien pensado.